El restaurante estrenó anoche su colaboración con el festival sirviendo una cena especial de recepción de los galardonados con los Premios San Pancracio de este año.

 

Un pica-pica para abrir boca, cerdo ibérico, lubina, faisán y, cómo no, chocolate formaron parte anoche del menú de cine que confeccionó especialmente el restaurante Le Mystique para dar la bienvenida a Cáceres a los galardonados con los Premios San Pancracio este año.

Este establecimiento, abierto recientemente en la ciudad, estrenó su colaboración con el Festival Solidario de Cine Español regalando a la organización esta cena de recepción de los premiados. “Nosotros ya colaborábamos con Mensajeros de la Paz y había ido muchas veces a la gala, así que cuando nos pidieron colaborar, nos encantó la idea y el fin solidario del festival, así que esperamos que esta colaboración que iniciamos este año se consolide”, explica Carmen Ciborro, directora de Le Mystique.

Abierto en diciembre pasado en la calle Antonio Silva, el local busca hacerse un hueco en la oferta gastronómica de la ciudad con una cocina “clásica con toques creativos y basada sobre todo en la calidad del producto”, explica el jefe de cocina, Adolfo Bernal.

Después de una larga formación en restaurantes de estrella Michelín, como Mas Pau, Mugaritz, Evo o Tierra, y junto a pesos pesados de la nueva restauración española, como Santi Santamaría, al que admiraba, o Andoni Luis Aduriz, este placentino quiere asentarse ahora en Cáceres y hacer de Le Mystique un lugar de referencia en la ciudad, y esta cena de los San Pancracios supone “un trampolín y un impulso para dar a conocer el local”, señala Bernal.

Y como la ocasión lo merecía, aunque “nos esmeramos igual venga quien venga”, asegura Bernal, Le Mystique preparó un menú especial con platos fríos y calientes. Tras los snacks que sirvieron en la bodega, situada en un local aparte y en los que no faltaron ni el jamón extremeño ni la Torta del Casar, se sirvió una tarrina de cerdo ibérico con pistachos, pulpo con patatas al mortero de pimentón, una cremita de calabaza con vieiras y trufas, lubina asada con salteado de tirabeques, salsifí y alcachofas y faisán con remolachas a la sal y cebollita francesa. Una esfera de limón y un pastel de cacao con azafrán y manzana asada pusieron el dulce punto y final.

Goya Toledo, Agustí Villaronga, Jonás Trueba, Álex Angulo, Julián López o Aura Garrido fueron algunos de los que pudieron sentarse anoche a la mesa de Le Mystique para degustar este elaborado menú. Y si Le Mystique cumplió su objetivo de “hacer felices a sus clientes”, todos salieron felices aunque no se sirvieran perdices.